El consumo de marihuana es algo que cada vez se está asentando y naturalizando más en las sociedades contemporáneas. Y es que queda demostrado que son más los beneficios que las circunstancias negativas que aporta el consumo de maría.

De hecho, ya son muchos estados y países que legalizan su uso de carácter medicinal, en cosméticos o incluso permiten fumar la planta por las características calmantes, relajantes y de alivio del dolor que aporta de manera natural.

Sin embargo, es importante reflejar la importancia de consumir marihuana de forma responsable: como ocurre con prácticamente todo, los excesos no son buenos consejeros y abusar de esta sustancia natural también puede ser perjudicial para la salud.

Es importante que, si se hace un consumo diario de marihuana, todo el mundo sea consciente de sus efectos negativos, de cómo afecta al cuerpo y a la mente y de qué puede ocurrir.

Por qué debes hacer un consumo responsable de marihuana

Fumar un porro al día no es malo: supone una oportunidad para relajarse, aliviar dolores o pasar un buen rato. Sin embargo, esto puede convertirse en un problema si no se hace un consumo responsable de marihuana.

Uno de los principales riesgos es la llamada tolerancia de acción rápida. ¿Y qué quiere decir esto? Que el organismo se acostumbra rápidamente a los efectos positivos de la planta y cada vez necesita más sustancia para notar cambios.

Esto se traduce en que las personas consumen más y más marihuana para lograr los efectos, lo cual puede convertirse en un problema de dependencia.

Pero este tipo de problemas se da en casos muy excepcionales. Debe quedar claro que no es malo fumar porros de vez en cuando y que los que se preguntan qué pasa si fumo marihuana todos los días deben saber que no existe un gran riesgo siempre que se haga de manera controlada y sin excesos.

Cómo consumir marihuana de forma responsable

Hay muchos consejos que se pueden seguir para consumir marihuana de forma responsable. Con todos ellos, no habrá problemas de dependencias, enfermedades u otros inconvenientes que el imaginario popular ha asociado a este tipo de sustancias.

Consumo controlado

La persona que consuma marihuana debe encontrarse en perfecto control de sus facultades mentales y emocionales. Consumir marihuana sin control, en un estado de alta ansiedad o depresión no es una buena idea, puesto que ofrecerá una solución momentánea a esos escenarios, pero no solucionará el problema y, además, sumará la dependencia psicológica a la sustancia.

Saber la procedencia

Es importante conocer la procedencia de la marihuana, saber que no está alterada ni mezclada con otro tipo de material o sustancia que pueda ser perjudicial para la salud y que ha sido tratada con los mayores cuidados.

No compartir el cigarrillo

Es muy habitual compartir el cigarrillo de maría. Sin embargo, esto puede llevar acarreados problemas de contagios de enfermedades e infecciones. Aunque no es algo directamente relacionado con la marihuana, sí que es cierto que es un problema asociado debido a esta típica costumbre de compartir el porro.

En medida de lo posible, seguir estos consejos ayuda a evitar problemas relacionados con el consumo de marihuana. Todo esto ayuda a consumir marihuana de forma responsable y a hacer desaparecer todo lo negativo que histórica y socialmente está asociado a estos consumos.