La cachimba es un instrumento o pipa de agua que se utiliza para fumar cualquier tipo de hierba, mayormente aquellas que no tienen nicotina. La cachimba de marihuana se disfruta como un proceso completo, es decir, que su preparación forma parte de toda la experiencia.

Preparar la cachimba es fácil y puede hacerse siguiendo unas sencillas instrucciones sobre cómo colocar la marihuana, o cualquier otra hierba que vayamos a utilizar.

Qué lleva la cachimba

Para preparar la cachimba de marihuana lo principal es tener una pipa llamada cachimba o shisha.

  • Una forma de preparación muy habitual es mezclando la marihuana o hachís con el tabaco de forma previa a su introducción en la cachimba.
  • También se puede hacer al modo tradicional, es decir, mezclando el tabaco y la marihuana en la cacerola de la cachimba.

Este tabaco que se usa en las cachimbas suele ser de sabores y sin nicotina ni verdadero tabaco. Además de la mezcla necesitaremos carbón para prender.

Todo el proceso apenas puede llevarnos dos o tres minutos.

Pasos para preparar la cachimba de marihuana

  1. Prepararemos la mezcla para fumar. Es importante no prensar en exceso la hierba, de modo que el aire pueda circular, y no se taponen los agujeros. La cantidad debe ser suficiente y estar muy bien desmenuzada. Se puede humedecer un poco, mojando nuestros dedos, para que no se consuma demasiado rápido.
  2. Llenaremos el depósito con agua fría o con cubitos de hielo. Rellenaremos por encima del tubo interno de la cachimba. Cuanto mayor sea este depósito, mejor será el funcionamiento del sistema de producción de humo.
  3. Con la cacerola o cazoleta llena de hierba, la cubriremos con papel de aluminio, dejando todo muy bien cerrado. En este momento pasamos a realizar pequeños agujeros con un palillo o cualquier objeto punzante no muy grueso, de modo que toda la superficie del papel de aluminio quede agujereada. Existen en el mercado perforadores para esta función, y también rejillas para evitar el uso de papel de aluminio.
  4. El siguiente paso será encender el carbón y, cuando esté incandescente, colocarlo con unas pinzas sobre el papel de aluminio agujereado o la rejilla. El carbón puede calentarse con estufa, soplete o con el fuego de la cocina. Normalmente calentarlo con el mechero resulta insuficiente. Cuando el sabor comience a variar o el humo se vuelva caliente, se debe remover el carbón o bien cambiarse si se ha agotado.
  5. Al terminar de fumar, es necesario limpiar muy bien la cachimba, para evitar mezclas de sabores en futuros usos.

Cómo fumar en cachimba

Cuando un principiante se acerca a la experiencia de fumar en cachimba, debe saber que es una actividad pensada para hacerse de forma relajada, con una duración de al menos una o dos horas.

Se debe aspirar cuidadosamente, con un ritmo de respiración normal, bebiendo agua o té para mantener la humedad de la boca y así percibir mejor el sabor.

El fumador de cachimba puede disfrutarla en solitario, en casa, pero para primeras experiencias se recomienda un entorno social en grupo.

 

En cualquier caso, preparar tu propia cachimba y experimentar con sabores y combinaciones es una experiencia muy agradable y sencilla. Cada uno encontrará el equilibrio que más le guste, ya que fumar en cachimba es un arte muy personal, que también resulta muy apropiado para experimentar en grupo.