Al germinar una semilla de marihuana, podremos ver que parecen unas primeras hojitas, que no son definitivas, y que llamaremos cotiledones.

Este inicio de la vida de la planta de cannabis es su fase más vulnerable, por lo que debemos tener especial mimo con ella y darle los mayores cuidados en ese crucial momento, para que luego siga creciendo de forma saludable.

Qué son los cotiledones de las plantas de cannabis

Llamamos cotiledón a la hoja primera de la planta de marihuana, que aparece con una forma redondeada. Normalmente se les llama hojas falsas, ya que en realidad dejan de crecer y se secan.

Para dar una respuesta más amplia a la pregunta de qué es el cotiledón de la planta, podemos considerar que se trata del embrión dentro de la semilla, algo similar a unas hojas primordiales que son necesarias para la germinación y crecimiento de la planta de marihuana. 

Qué función tienen 

La única función de los cotiledones es contener energía, una pequeña dosis de calorías que va a permitir la nutrición de la planta recién germinada, para que haga la fotosíntesis mientras crece el primer par de hojas reales tal y como todos las conocemos, es decir, con folíolos y cantos aserrados.

Cuando una semilla de marihuana germina, va a emerger en primer lugar la radícula que activará los cotiledones para que vayan abriendo la semilla, rompiéndose la cáscara de la semilla en dos, y quedando visibles esas dos primeras hojas.

Durante su crecimiento, la planta irá destinando su energía al desarrollo de las hojas reales, dejando que los cotiledones se sequen.

Es importante saber que las plantas de marihuana son plantas dicotiledóneas, es decir, que tienen dos hojas por embrión. Es posible encontrar plantas monocotiledóneas que tienen solo un cotiledón, una sola hoja, pero se trataría de una mutación genética, y por tanto hablamos de plantas que no son genéticamente perfectas.

Cómo cuidar una planta de cannabis con cotiledones

En esta primera etapa, cuando están en el primer estado del ciclo de vida, las plantas reciben el nombre de plántulas o plantas de semillero, y deben permanecer protegidas, preferiblemente en interior, a poder ser con un recubrimiento de plástico.

Si se encuentran en exterior, recuerda cubrirlas para protegerlas de los cambios de temperatura y evitar la acción de insectos o la aparición de plagas. Una botella de plástico transparente cortada a la mitad puede servir.

Respecto al agua, tanto tierra como plántulas deben permanecer húmedas, para lo que lo más indicado es que utilices un spray en momentos en que no le dé la luz directamente.

Lo más adecuado, en cualquier caso, es que la planta de marihuana germine dentro de un armario, donde puede controlarse luz, temperatura (entre 22º y 25º) y humedad, hasta que puedan ser trasplantadas. El fotoperíodo suele ser de 18 horas de luz y 6 de oscuridad.

Puedes aumentar los cuidados de los cotiledones incluyendo algún estimulador de raíces y el manteniendo un pH estable.

 

En definitiva, los cotiledones, o primeras hojas de la planta de cannabis, contienen la energía para que la planta inicie su desarrollo, y son muy delicados. Deben cuidarse con esmero, evitando que la planta se alargue demasiado en busca de luz y asegurando los niveles de humedad y temperatura necesarios.