Paulina Bobadilla, fundadora de Mama Cultiva y madre de una niña con Epilepsia Refractaria, una enfermedad rara y cruel cuyo tratamiento es incierto y para la cual Paulina encontró remedio alternativo en el cannabis como uso medicinal. Un tratamiento gracias al cual Javiera, la niña de Paulina, puede hacer una vida normal. De hecho, las convulsiones prácticamente han desaparecido al igual que la cantidad de fármacos que tomaba  e incluso ahora puede ir a la escuela con normalidad.

Cómo puede ayudar la Fundación Mamá Cultiva a niños/as con Epilepsia Refractaria

Paulina promovió entre otros padres con niños con esta misma enfermedad el cultivo de plantas de marihuana en sus propias casas para extraer tan solo las tres gotas de resina de cannabis que puede necesitar un niño con esta enfermedad para intentar frenar las convulsiones típicas de esta enfermedad.

Tenemos que recordad que en Chile no está prohibido el consumo de marihuana pero si su cultivo masivo, procesarla o comprarla penado con hasta 15 años de prisión, por eso Paulina aprovechando este vacio legal promovió entre padres y madres con niños con “Epilepsia Reflactaria” la fundación Mama Cultiva. Una fundación sin ningún ánimo más que el de aliviar los efectos convulsivos de más de 15.000 niños y niñas que padecen esta rara enfermedad en Chile.

“Somos una fundación sin fines de lucro que tiene por objeto agrupar a madres de niños con Epilepsia Refractaria, cáncer y otras patologías que no han encontrado una mejoría con la medicina tradicional; buscando impulsar el uso de resina de cannabis, atendiendo a los maravillosos resultados que esta terapia ha logrado”, comenta Paulina.

Mamá Cultiva está vinculada a Fundación Daya en una sinergia colaborativa que intenta entregar apoyo a todas las familias que lo requieran.

Desde Tecnocultivo queremos mandar un mensaje de ánimo para Paulina y todos aquellos miembros de la Fundación Mama Cultiva.