Uno de los debates más recurrentes entre los consumidores de cannabis desde la noche de los tiempos es si los porros adelgazan.

Seguro que en muchas ocasiones habrás oído que el cannabis, y la marihuana en particular, aumenta nuestro apetito. Son muchas las personas que niegan que esto ocurra, aunque diversos estudios han demostrado que el consumo de marihuana libera ciertas hormonas en nuestro cerebro que pueden producir la sensación de hambre. Sin embargo, la marihuana en sí no hace que engordemos, más bien todo lo contrario, nos ayuda a mantenernos en línea y a perder peso.

¿Fumar porros adelgaza?

El componente de la marihuana que provoca que perdamos peso es el THC, y al mismo tiempo es el que provoca que nuestro apetito aumente. Esa es la causa de que después de fumar un porro nos entren una ganas tremendas de tomar nuestro frigorífico al asalto.

El THC afecta de diferente manera a las personas dependiendo de su peso: las personas con un peso normal tienden a mantenerse, mientras que las personas con sobrepeso tienden a adelgazar. Esto ocurre porque fumar porros de marihuana hace que el metabolismo de las personas se acelere.

Según diferentes estadísticas, la tasa de obesidad entre las personas que consumen marihuana es inferior a la de las personas que no lo hacen.

Componente por el que fumar marihuana adelgaza

Ya hemos indicado, el THC es el componente de la marihuana que provoca que los consumidores pierdan peso. Profundicemos un poco más en qué se basa esta teoría.

La Universidad de Calgary ha llevado a cabo un estudio con 2 roedores, uno con sobrepeso y otro con un peso normal. A cada uno se le suministró THC durante un periodo de tiempo. El ratón con sobrepeso adelgazó mientras que el otro no sufrió ninguna variación en su peso.

La conclusión a la que llegó el estudio es que el THC les había provocado cambios en el intestino, favoreciendo su tránsito.

Otros estudios sobre el efecto de los porros en el peso

Según la prestigiosa revista médica Obesity, a pesar de que el consumo de marihuana hace que tengamos más hambre y, por lo tanto, comamos más, nos ayuda a adelgazar al ayudar a quemar las grasas más rápidamente. El estudio publicado se basaba en las pruebas realizadas en más de 700 aborígenes canadienses.

En los últimos años el consumo de marihuana se ha recomendado a pacientes de diferentes enfermedades, entre ellas el cáncer, ya que entre otros beneficios, les ayuda a conservar el apetito, alimentándose bien y sin aumentar su grasa corporal.

Conclusión: ¿fumar porros adelgaza o engorda?

El debate sobre si los porros adelgazan sigue abierto y continuará durante mucho tiempo. Parece claro que sus componentes aumentan el apetito, pero a su vez aceleran el metabolismo, favorecen el tránsito intestinal y ayudan a quemar grasas. Por supuesto, la clave está en el consumo responsable y moderado, unido a una vida saludable en lo que respecta a la alimentación, ejercicio, sueño, etc., algo que en absoluto es incompatible con fumar marihuana.