La regulación y legalización del cannabis es una realidad cada vez en más cercana en muchos países de América. El negocio de la marihuana medicinal y para uso lúdico ha generado un mercado que el año pasado consiguió ingresos por valor de millones de dólares en Estados Unidos, por lo que gracias a ello, están activos numerosas investigaciones para comprobar sus propiedades medicinales.

Una licenciatura para el estudio de las propiedades de la marihuana medicinal y otras plantas.

Gracias a esta repercusión, la Universidad del Norte de Michigan o NMU ha creado una carrera de cuatro años, con grado de licenciatura, centrada íntegruniversidad norte michigan NMUamente en el estudio de la marihuana medicinal, sus usos y sus efectos, además de otras muchas plantas medicinales.

Esta licenciatura se implanto en agosto bajo el nombre de “Química de plantas medicinales”. Muchas otras universidades como Harvard, Denver u Ohio imparten clases de política y leyes sobre el cannabis, pero el programa que ofrece la universidad NMU es el pionero en buscar un enfoque más dirigido a todos los aspectos de la marihuana medicinal, incluyendo asignaturas como química, biología, botánica, horticultura, marketing y finanzas (todo relacionado directa o indirectamente con el oro verde).

-“Sabemos que en EE UU y en muchos países los remedios tradicionales basados en plantas son ampliamente utilizados, como los suplementos de hierbas y los extractos”, afirma M. Paulsen, director del departamento de Química.

Los estudiantes, como hemos comentado antes, no solo estudiarán los beneficios de la marihuana medicinal, si no que también aprenderán a utilizar un amplio abanico de plantas medicinales.

-“Escuché por primera vez sobre este nuevo programa el semestre pasado eesclerosis multiple marihuana inmediatamente me uní al proyecto”, cuenta el estudiante B. Ritter de tan solo 19 años.

Este joven espera poder convertirse en cultivador profesional de esta planta y poder explotar todas sus cualidades de la marihuana medicinal para producir un producto de alta calidad, dejando de lado el uso lúdico del cannabis y poder así ayudar a pacientes que realmente lo necesiten, como su madre, que padece de esclerosis múltiple. Muchos estudios ya han demostrado que el cannabidiol o CBD puede ayudar a controlar los espasmos y dolores musculares producidos por esa enfermedad.

Como ya comentamos en un artículo anterior a este en nuestro blog, la marihuana tiene un potente componente medicinal, El CBD que puede ayudar a tratar síntomas de la quimioterapia como nauseas o falta de apetito (si quieres conocer más sobre el cannabinoide CBD haz click aquí).

A pesar de que todo esto surge por principios económicos, el objetivo final acaba siendo puramente científico, y es que la industria del cannabis promete.

La idea de esta carrera nació cuando el profesor de química B. Canfield asistió a una reunión de la Sociedad Americana de Química el año pasado en la que se informó sobre la necesidad de gente especializada y bien preparada para este sector, ahora con nivel industrial.

Pese a lo que todos estáis pensando que ¡el campus será una plantación de plantacas con cogollos como el puño¡, os equivocáis, porque en este centro no harán crecer marihuana, porque aunque en algunos Estados es legal su cultivo (con ciertas restricciones), en el Estado de Michigan está prohibido, pero eso no impedirá su estudio a fondo.

Con todo esto se pretende la normalizar el estudio de la marihuana como una planta medicinal más y así acabar con los tabúes que existen en torno a ella.

En nuestro país, aún estamos muy muy lejos de conseguir algo parecido. Con empezar por eliminar las saciones por autoconsumo ya nos sentiriamos más que satisfechos.