Existen cuatro componentes de la marihuana que juegan, entre ellos, un papel protagonista para darle el color a la planta. La clorofila, los flavonoides, las antocianinas y los carotenoides. Estos pigmentos del cannabis varían sus proporciones en la planta dependiendo de las variedades de la misma y generan distintos colores.

Por qué hay marihuana de colores

La base del crecimiento es verde por la clorofila, que es responsable de la fotosíntesis. Sin la clorofila, la planta no podría producir energía a partir de la luz solar.

  • Los flavonoides son sintetizados de forma natural por todas las plantas, pero la diferente concentración en cada una es muy variable, y además depende mucho del medio en el que se encuentre la marihuana de colores.
  • Las antocianinas son las causantes de los tonos rojos, azules y violetas en frutas y plantas. En el caso del cannabis de colores son las responsables de las variedades de marihuanas moradas.
  • Para los colores rojizos están los carotenoides. Su rango de color va desde el amarillo hasta el rojo oscuro (causado por los licopenos).

Tipos de marihuana según su color

Reconociendo que todas las marihuanas son verdes en origen debido a la clorofila, hay que puntualizar que se ha ido trabajando con cepas que tenían una cantidad más concentrada de un determinado pigmento para poder conseguir que en el futuro tuvieran más facilidad para colorar.

Marihuana verde

Es el color tradicional. Si la planta se encuentra en buenas condiciones de cultivo, no aparecerá otro color. Algunas cepas que siempre son verdes son la Green Haze y Green Crack.

Marihuana verde claro

En zonas tropicales se puede encontrar este tipo de color en la época de floración. Amnesia Lemon es la más conocida.

Marihuana azul

Cuando la cantidad de antocianinas se eleva y el clima es bastante frío aparece esta variedad con un tono muy parecido al de las berenjenas. Blueberry o Blubonik son las más conocidas.

Marihuana morada.

Puedes cultivar marihuana lila o morada dependiendo de los nutrientes del sustrato, pero hay cepas que ya crecen con esta tonalidad. Algunas variedades son Peyote Purple y Jock Horror.

Marihuana negra

En contra de los rumores no tiene más efectos activos que el resto de variedades. Black DOG o Black Jack son las cepas más conocidas.

Marihuana roja

Según la variedad y la calidad del suelo, así como la concentración en licopenos (causante directo del color rojo), se puede encontrar marihuana rosa. Red Poison es una de las variedades más reconocidas de tonos rojos y en tonos anaranjados se puede encontrar la Orange Bud o Grapefruit.

Cómo hacer marihuana de colores

Hasta la etapa de floración no aparecen los distintos colores de la marihuana, y es entonces cuando se puede estimular a los pigmentos con distintos métodos. A veces solo con variar la temperatura se puede fomentar la deficiencia de clorofila, y por tanto acelerar la aparición de otros colores.

Si lo que interesa es cómo hacer marihuana morada, hay que saber que su color se debe a un crecimiento demasiado rápido y bajo en oxígeno. Un método para aumentar las antocianinas es aumentar el espectro de luz e incluso cambiar los niveles de pH del sustrato.

 

Estimular los pigmentos para aumentar el tono del color de la marihuana conlleva un riesgo, al mínimo error que podría dañar a la planta. Lo mejor es decidirse por una variedad de marihuana de colores que no necesite modificar sus nutrientes para colorearse. Hay que recordar que las distintas concentraciones de THC se deben a los cruces entre cepas y no al propio color de la planta.