De hace unos años se han vuelto a poder de moda las nuevas sustancias psicoactivas (NPS por sus siglas en inglés). La marihuana sintética entraría dentro de este grupo.  Son una serie compuestos químicos sintetizados en laboratorio que en la mayoría de casos todavía no están regulados ni contemplados en el ámbito legislativo.

Lo que se conoce últimamente como marihuana sintética no es más que una serie de NPS más que se comercializan últimamente en el mercado. El consumo de este tipo de sustancias se ha disparado, sobre todo en EE.UU., donde se han llegado a comercializar en tiendas de parafernalia o incluso en gasolineras facilitando su compra y consumo a cualquier persona.

Básicamente lo que se conoce como marihuana sintética son plantas comunes desecadas que posteriormente han sido impregnadas con compuestos químicos sintetizados en laboratorio con el fin de provocar en el consumidor unos efectos similares a los producidos por el cannabis. La formulación de estos compuestos entraría por su estructura molecular dentro del grupo de los cannabinoides. Es por estos motivos por los que estas sustancias reciben este nombre pese a que no contienen ningún derivado de la planta de cannabis.     

 

      

Como es la marihuana sintética    

Esta marihuana química se comercializa en diferentes países bajo multitud de nombres comerciales  (Spice, K2, Kronic, Black mamba, Kush, Joker,…). A la vista son trozos vegetales desecados  con una apariencia bastante similar a la marihuana. Pero como ya hemos dicho estos productos sintéticos no contienen ningún compuesto derivado.

La facilidad con que se puede obtener la estas peligrosas hierbas sintéticas y la creencia de que se trata de un producto natural ha hecho crecer su consumo entre los mas jóvenes. Otro motivo que ha contribuido a su consumo es que las sustancias químicas que se usan en el cannabis sintético normalmente no son detectadas en los controles antidroga tradicionales. 

Como se hace la marihuana sintética       

Para hacer «marihuana química» normalmente se desecan restos vegetales que tengan una apariencia y textura parecidas al cannabis. Por otro lado en un laboratorio se sintetiza un compuesto químico en estado líquido con una fórmula molecular muy parecida a los cannabinoides naturales. Este compuesto químico produce en el organismo unos efectos similares al THC.

Después simplemente hay que impregnar los restos vegetales desecados con la sustancia sintetizada para obtener los efectos deseados al consumirla.

Otro modo en que podemos encontrar el cannabis sintético en el mercado es en preparados líquidos para vapearlos en cigarrillos electrónicos.  De este modo se puede consumir más discretamente que fumando.

 

Que contiene la marihuana sintética

Resulta extremadamente difícil saber qué contiene estos tipos de marihuana adulterada. La mayor parte de su producción se realiza en China sin controles de ningún tipo. Es por ello que comparando dosis de una misma marca de marihuana sintética se han llegado a encontrar concentraciones muy diferentes de cannabinoides sintéticos así como sustancias totalmente diferentes entre sí.  Al analizar determinadas marcas de cannabis sintético se ha llegado a encontrar restos de pesticidas, herbicidas e incluso trazas de matarratas fluorados.

Los fabricantes de estos peligrosos consumibles especifican en los envases que contiene hierbas naturales como  canavalia rosea,  loto azul egipcio o nenúfar azul, casida o cola de león, sin mencionar que están rociados con cannabinoides sintéticos especialmente tóxicos para la salud.

Efectos de la marihuana sintética 

efecto-marihuana-sintética

La marihuana sintética actúa sobre los mismos receptores del cerebro que el cannabis natural, pero sus efectos son mucho más potentes e imprevisibles.  En realidad hay pocos estudios al respecto pero ya se sabe que lo cannabinoides sintéticos se adhieren con más fuerza a los receptores de las neuronas afectadas por el THC, por lo que el efecto producido debe ser mucho más potente. Las consecuencias que el consumo de estas sustancias puede tener sobre el organismo a medio y largo plazo son totalmente desconocidos.

Como ya hemos dicho la composición química de estos sucedaneos de marihuana puede variar de una marca a otra, incluso entre lotes de una misma marca. Es por ello que los efectos que podemos esperar de su consumo son completamente impredecibles.

Las personas que han consumido marihuana sintética reportan efectos parecidos a los que produce el cannabis natural. Estos efectos son ánimo elevado, relajación, alteración de la percepción, pérdida de memoria, psicosis y desorden de los pensamientos.

Se ha comprobado  consumo de cannabinoides sintéticos tiene una serie de efectos adversos sobre la salud como pueden ser taquicardias, vómitos, comportamientos violentos (llegando a agredir a otras personas o autolesiones) e incluso pensamientos suicidas. También hay que destacar que esta peligrosa sustancia produce adicción, y a quienes han intentado dejarla les ha producido dolores de cabeza, cuadros de ansiedad, depresión e irritabilidad.

 

Marihuana natural vs Marihuana sintética         

En cierto modo resulta difícil comparar la marihuana sintética con la marihuana natural. La marihuana natural entra dentro del grupo de drogas blandas y sus efectos son ampliamente conocidos y previsibles. Por otro lado la marihuana sintética no se podría considerar una droga blanda por sus efectos en el organismo y, debido a su multitud de composiciones resulta muy difícil predecir sus efectos.

Hasta la fecha no ha muerto nadie por consumir marihuana natural, en cambio ya son innumerables las victimas que se ha llevado por delante la marihuana sintética. Y esto es todavía más preocupante teniendo en cuenta que la hierba sintética se consume solo en occidente durante los últimos años mientras que la marihuana natural se lleva consumiendo durante milenios a nivel mundial.

Además la marihuana natural tiene muchas propiedades beneficiosas que un producto químico no te va a aportar en ningún momento.

Desde Tecnocultivo os recomendamos que no consumáis este tipo de sustancias ya que no se conocen los daños a largo que pueden llegar a causar. Todo lo que se obtiene de la tierra y de forma natural siempre será mucho más sano que cualquier producto o sustancia que se obtenga en un laboratorio.