Tantristas antiguos e investigadores modernos coinciden en que la marihuana y el sexo son dos sensaciones que viajan juntas desde hace miles de años.

Muchos de vosotros hoy en dia coincidireis en que la marihuana y el sexo son un regalo de la naturaleza. Al igual nuestro cuerpo contiene sistemas de placer que se activan por el sexo, nuestro cerebro contiene circuitos neurocelulares que sólo puede ser activados por sustancias con la estructura molecular del THC. Esto hace que la marihuana nos produzca sensaciones únicas, al igual que en el sexo, activando una serie de neurorreceptores gracias al THC y al CBD.
Nuestro cerebro es una fuente que genera de forma natural un neuroquímico muy similar al que se genera por la injesta de THC, conocida como anandamida. En resumen, la anandamida es lo que nos da la sención de felicidad.

Marihuana y sexo, unidos por la historia

Cuando consumimos marihuana o al realizar el acto sexual, proboca en nuestro cuerpo respuestas fisiológicas similares, como aumento del ritmo cardíaco, aumento de la sensibilidad, cambios en el flujo sanguíneo y la respiración y la relajación (un estado sumamente alterado de conciencia). Neuroquímica, sistemas hormonales y cerebrales regiones como el lóbulo temporal se ven afectados tanto por la marihuana y la excitación sexual.

anandamida-y-thc

El sexo y el cannabis nos proporcionan experiencias eufóricas, unión de cuerpo y mente, un escape de la tan indeseada rutina. Si otras personas están involucradas con nosotros en la actividad sexual o el consumo de marihuana, tales experiencias pueden ser especialmente íntima y reveladora, facilitando, las relaciones amorosas de confianza.

La marihuana se ha utilizado como afrodisíaco durante miles de años, sin embargo, irónicamente, también se ha utilizado para disminuir el deseo sexual. Textos sagrados antiguos revelan cómo usar la marihuana para aumentar el placer sexual, pero la investigación moderna enseña una lección igualmente importante: los efectos de la marihuana son determinados por la cantidad consumida, por la personalidad, la fisiología, la intención, el medio ambiente y la cultura del usuario.

India antigua

La cultura de la antigua India está estrechamente asociado con el consumo de marihuana como afrodisiaco sexual. Han utilizado el cannabis desde hace miles de años con el objetivo de aumentar la líbido, luchar contra impotencia y curar diversas enfermedades. Estos sistemas también utilizan el opio, a veces en combinación con cannabis.

Decenas de formulaciones que contienen cannabis fueron prescritos como afrodisíacos. Sus nombres son deliciosos: modaka shrimadananda, vajikarana uttama, Majun falaskari, bhang Roghan, entre otros. Estas formulaciones tenían la reputación de producir erecciones duraderas, retrasar la eyaculación, facilitar la lubricación y disminuir las inhibiciones.

El consumo de cannabis sexual que trascendía al hedonismo y la medicina se convistió en una tradición hindú-budista esotérica conocido como Tantra, una religión mística que prescribe ejercicios físicos y mentales como la meditación y el yoga. Estas prácticas están destinadas a ayudar a escapar del sufrimiento y alcanzar la iluminación y la perfección, conocido como Nirvana.

tantra-marihuanaLos rituales avanzados de Tantra eran intenso, complejo y difícil. Los investigadores han descubierto que describen los textos sagrados rituales mediante el uso del cannabis.
En la actualidad, el Tantra Moderno, aunque sigue siendo una importante fuente de iluminación sexual y espiritual, ya no trata temas ni rituales con marihuana o sustancias deribadas de la misma.

Practicantes del tantra creen que los cuerpos humanos contienen sistemas de energía que consta de los nervios, el corazón y los elementos espirituales que están vinculados a las energías cósmicas y basados ​​en la naturaleza. Hombres y mujeres tienen diferentes grados y tipos de energía; y las prácticas sexuales de yoga unen estas energías, la creación de «circuitos», que permiten a los participantes para encontrar nuevos niveles de intimidad y que trascienden y evitan la conciencia egocéntrica, ayudando a la unión entre los individuos.

Fumaban marihuana en los antiguos rituales de Tantra?

No la consumian de esta forma, si no mediante una preparación de cannabis ingerido por vía oral llamada bhang. A veces el bhang no era más que una bola verde de cannabis mezclada con leche, pero también podría ser un delicioso batido de marihuana hecha de flores de resina de cannabis y hojas, mezcladas con leche, azúcar, pimienta, almendras, cardamomo, semillas de amapola , jengibre y otras hierbas. Estas preparaciones se calentaban antes de servir, para que el THC se catalizara en una forma psicoactiva más eficaz en los seres humanos.

bhang-marihuana-sexo

Bhang es similar al Chai, pero más dulce y más grueso, sazonada por el sabor inconfundible de la cannabis. Incluso en la India moderna, bhang se considera una bebida medicinal sagrada que cura enfermedades, trae buena suerte, ahuyenta los malos espíritus y limpia pueblo de los pecados. Tras su uso, realizaban un ayuno de 24h, acompañados por ejercicios de respiración abdominal y ejercicios de concentración.

Estos ejercicios liberan energía, tonifica los músculos, bloquea el flujo sanguíneo y facilita el poder y el inicio de la intoxicación por cannabis, que por lo general se produce una hora después de ingerir el picante.

Adoración ritual de belleza 

Los hombres se bañaban ritualmente y santifican a sus parejas femeninas, lavandolas con agua bendita, oliendolas, peinandolas, perfumandolas y finalmente organizándolo todo en una cama de seda. Luego, el hombre realizan un ritual estructurado en el que toca la frente de la mujer, los ojos, la nariz, la boca, los brazos y los muslos, finalmente tocar la propia vagina, en este orden.41589_175930273956_8260200_n

Los dos actos abiertamente sexuales que tienen lugar durante los rituales de cannabis son, las relaciones sexuales y el sexo oral a la mujer por el hombre. Durante las relaciones sexuales, la pareja se centran en el simbolismo religioso, la mezcla de energías y la naturaleza liberadora de la sexualidad.

Ritual tántrico busca prolongar la unión sexual el mayor tiempo posible. El hombre y la mujer utilizan la respiración yóguica, la meditación y el control neuromuscular para lograr «orgasmos sin fin» sin eyaculación u otra liberación agotadora. Los textos sagrados describen la duración de estos rituales de cannabis, aproximadamente entre siete u ocho horas.

Otras culturas
El uso del Tantra y la marihuana en la India son probablemente las interacciones más bellas y conmovedoras entre la sexualidad y el cannabis, pero otras culturas también tienen tradición cannabis-sexual.

Medicinas populares en el siglo XIV en Serbia, se basaron en preparaciones de cannabis, conocida como nasha. A las mujeres vírgenes se les daba una mezcla de grasa de cordero y de cannabis en sus noches de boda, para disminuir el dolor de su primera relación sexual. Este uso se hace eco de las prácticas modernas en la India, donde los recién casados ​​beben bhang y comen dulces bhang. Prostitutas indias ingieren grandes cantidades de bhang, para ayudarlas a sentirse sexualmente excitadas incluso cuando sus clientes son poco agraciados fisicamente.

Los hombres serbios realizaban una mezcla hecha de potente hachís, mantequilla de almendras, hojas secas, pétalos de clavel, azafrán, nuez Muscut, cardamomo, miel, azúcar y raíces piretro Anacylius obteniendo una mezcla un altamente afrodisíaco.

En paises como Marruecos, Egipto, Líbano y otros de Oriente Medio y de las culturas del norte de África utilizan el cannabis con fines sexuales muy recientemente. Allí, el cannabis se fabrica en una forma particularmente potente llamado kif. Las esposas y amantes conseguian kif de sus siervos y les permitia sentirse sexualmente desinhibida, una gran ventaja ya que estas culturas reprimen a las mujeres como parte de su moral.

kif-marruecos

Contemporáneo Sexualidad Cannabis

En países como Canadá y Estados Unidos, las interacciones entre el cannabis y la sexualidad se complican por la política, las leyes y las tensiones de la vida industrial.
Unos artículos de investigación y libros proporcionan información útil sobre el cannabis y el sexo. Estos investigadores concluyeron que las personas que disfrutan de la marihuana tienden a disfrutar del sexo, y ¡sorpresa! Que la marihuana y el sexo puede ser una combinación poderosa.

La mayoría de los usuarios informó que se sintieron más exizatados cuando fueron estaban bajo los efectos del cannabis, además de incrementar el deseo y el placer sexual aumentando un poco la dosis (sin llegar al extremo).

Niveles de intoxicación y el disfrute

Tras varias encuentas y pruebas, se consigue llegar a las siguientes conclusiones:
Los niveles de intoxicación de marihuana en los efectos sobre el sexo. En niveles bajos, los usuarios sienten un aumento de la capacidad de comunicación sexual con sus parejas y el aumento de la conciencia corporal. Cuando los niveles son extremadamente altos se pierde «ese puntito» conexión con tu cuerpo y mente, llegando a incapacitarte sexualmente porque tu conciencia estará muy por encima de la esfera física.

Cuando la dosis de marihuana es la apropiado, sin embargo, puede aumentar la resistencia sexual y la habilidad, la sensación táctil, la longitud y el poder de los orgasmos y la vinculación emocional entre la pareja. Se sienten más amorosos, más dispuestos a prestar atención a los aspectos técnicos de hacer el amor y el juegos previos (del que generalmente las mujeres se quejan a menudo por la falta en el repertorio sexual masculino).

En los hombre, en dosis bajas/medias puede hacer que sus erecciones eran duren más, al contrario que con dosis altas (puede llegara a hacer desaparecer por completo la exitación sexual). En las mujeres, en dosis bajas, al aumentar la exitación se sienten más húmedas y más capaces y a contraer los músculos vaginales aumentando así la sensación de placer en el hombre, incluso puediendo llegar a alcanzar orgasmos múltiples. Pero al igual que en hombre, el exceso bloquea la excitación sexual.

Incluso en algunos casos puede hacer aflorar sentimientos o deseo sexual hacia personas cercanas a las que solo teniamos como amigos (con esto no quiere decir que la marihuana o cannabis sea un cazaburras).

Para ambos sexos, los orgasmos son propensos a sentirse en todo el cuerpo, en lugar de limitarse a la zona genital.

Todo esto no son datos científicos exactos, si no datos de personas encuestadas tas varias pruebas, pero el cuerpo humano y el cerebro de cada uno son únicos, no existen dos iguales, y las sensaciones pueden ser iguales, parecidas o totalmente distintas.

Mecanismos de amor 

Nadie ha identificado con exactitud los mecanismos que explican la aparente utilidad de la marihuana como un afrodisíaco, pero si como potenciador sensorial y emocional representado en gran parte por su efecto. Los consumidores de marihuana afirman que aumenta la percepción de la temperatura, el gusto, el tacto, la estimulación visual, la conciencia corporal, el disfrute musical y auditiva, la producción de la fantasía y el humor. Otros efectos comunes incluyen cambios en la percepción del tiempo, que a menudo conducen a una sensación de que el tiempo se ha ralentizado.

Irónicamente, estos mismos efectos han sido citados por personas que sienten que la marihuana interfiere con el disfrute del sexo. De hecho, aztecas, monjes y otros han usado marihuana para liberarse del deseo sexual. Para ellos, la droga produce la introspección y el desapego social. En lugar de conectar a sus cuerpos deseos sexuales o conecatr con otras personas, les ayuda a centrarse en conceptos mentales abstractos, en las metas religiosas, o incluso en nada en absoluto.

A otras parejas, simplemente no les funcionó, basicamente les hizo más consciente de los defectos en sus relaciones y que no se sintieron preparados para relaciones sexuales. En otras aumentaron las ideas no sexuales distrayendoles por completo del tema sexual y de su pareja, con ideas errantes, haciendo el sexo más difícil.

Comprobareis que la investigación sobre la marihuana y el sexo que aquí exponemos, se centra en la heterosexualidad y no menciona la masturbación o la homosexualidad, la explicación es que la investigación sobre el cannabis y el sexo homosexual es prácticamente inexistente, y los pocos estudios que mencionan la marihuana y la masturbación indican que, como en el sexo en pareja, a aumentar el placer masturbatorio por la mejora de los sentidos, entre ellos el tacto y la creación de la fantasía.

Contrariamente al mito que la marihuana provoca automáticamente el deseo sexual incontrolable, vemos que aunque el cannabis y la sexualidad han estado estrechamente relacionados desde hace miles de años, cada uno de nosotros tiene un conjunto único de parámetros psicosexuales que determinan si la marihuana aumenta o disminuye el deseo sexual y el disfrute.

Fuente: