Entre los diversos tipos de pipas para fumar, el bubbler es uno de los más populares y demandados del mercado.

Fumar marihuana es una experiencia que puede disfrutarse de diversas maneras y con distintos métodos. El bubbler es uno de ellos y cuenta con sus ventajas particulares. 

¿Qué es un bubbler?

Un bubbler es una pipa de agua que también puede recibir el nombre de burbujeador o pipa burbujeadora.

El bubbler se caracteriza por ser portátil, de una sola pieza, y producir un humo muy suave y sedoso.

Al ser una pipa de agua se considera parte de la categoría del bong, que es cualquier dispositivo de filtración que se use para fumar, por lo que algunos entendidos lo definen como un híbrido entre una pipa y un bong.

Los bubblers normalmente son pequeños y bonitos estéticamente, por lo que resultan muy discretos y fáciles de transportar, y su forma es muy parecida a las pipas.

La particularidad de los bubblers es que disponen de varias partes:

  • Una boquilla,
  • un bol o cazoleta,
  • un tallo,
  • una cámara con agua,
  • un percolador (en la mayoría de los modelos),
  • un carburador (dependiendo del modelo).

Cómo funcionan los bubblers

La base del funcionamiento del bubbler es que el humo pasará por la cámara de agua, enfriándose, de manera que se conseguirán caladas muy suaves y agradables. 

El uso del agua los hace idóneos tanto para consumidores recreativos como medicinales, al hacer que la experiencia de fumar sea mucho más delicada.

Cómo usarlos

El funcionamiento del bubbler es muy sencillo. En primer lugar llenaremos la cámara con un poco de agua fría.

A continuación llenaremos el bol con la hierba triturada.

En el caso de que el bubbler tenga carburador lo cubriremos con el dedo y pondremos la boca sobre la boquilla.

Es el momento de prender el bol e inhalar el humo. Las caladas deben ser suaves pero consistentes, de manera que entre en la cámara. En su caso, ese sería el momento de quitar el dedo del carburador e inhalar el resto del humo de la cámara.

Respecto a su cuidado, dado que no se pueden desmontar, se debe ser meticuloso, no solo de cara a mantener la higiene y el buen funcionamiento, sino también por motivos estéticos.

Hay que tener en cuenta, en este sentido, que los bubblers no pueden modificarse o renovarse por sustitución de piezas, y deben usarse tal y como los suministra el fabricante.

Tipos de bubblers

De entre los diversos modelos de bubbler destacan los que disponen de percolador o de dos percoladores, los que tienen carburador, los de cámara con la base plana (para colocarlos de forma estable sobre una superficie) y los bubblers colgantes (que pueden llevarse alrededor del cuello).

Pipa percolador

Como ya hemos comentado, algunos bubblers incluyen un percolador. La pipa con percolador es la que dispone de una cámara de agua adicional para un mayor enfriamiento.

Existen también bubbler dobles, con dos cámaras, cada una con su propio percolador.

Bubbler con carburador

Ciertos tipos de bubbler cuentan con un carburador, lo que permite que la salida del humo sea más limpia y más rápida.

 

En definitiva, el bubbler supone una forma sencilla, portátil y sofisticada de fumar marihuana u otras hierbas, con caladas suaves y puras. Su funcionamiento tan solo requiere de agua fría y su estética es muy decorativa, resultando ideales para llevarlos de viaje o a festivales, incluso para fumadores novatos.