El luxómetro o light meter es uno de los aparatos más útiles e interesantes para sacar el mejor partido a un cultivo de cannabis. Este tipo de plantaciones requieren de un control del ambiente, la humedad, el riego y la temperatura muy preciso para lograr que los ejemplares crezcan fuertes. Por ello, es interesante que los agricultores de marihuana se rodeen de los mejores complementos para mantener bajo control estos parámetros durante todo el ciclo de vida de la planta.

Si cultivas marihuana, debes saber qué es un luxómetro y cómo se utiliza. No te pierdas nada sobre las características principales de esta herramienta y sus aplicaciones en el cultivo de cannabis.

¿Qué es un luxómetro?

Un luxómetro o light meter es un medidor de luminosidad o iluminación. Su principal característica es la capacidad de medir la iluminación real de un ambiente, de manera que ofrece un dato muy concreto sobre la luz que incide en las plantas.

El luxómetro cuenta con unas celdas fotovoltáicas que reciben toda la luz del ambiente y la convierten en energía eléctrica. De esta manera, en el monitor del aparato aparece un dato que varía en función de la intensidad de luz.

¿Cómo utilizar un luxómetro para optimizar nuestros cultivos?

¿Cómo medir la iluminación con un luxómetro y cómo se puede aplicar esto a los cultivos de marihuana? La inclusión de este dispositivo entre los distintos aparatos que se usan al plantar cannabis puede lograr que la cosecha aumente o los ejemplares crezcan con más vigor y calidad.

Para hacer una de estas mediciones, basta con enfocar el fotorreceptor del aparato hacia la zona que se desea medir y accionarlo. Será preciso colocar la escala adecuada de medición, que dependerá de si la luz es potente o tenue, y por último, comprobar el resultado que da la máquina.

Al medir perfectamente la iluminación total de la estancia, se pueden buscar las zonas más adecuadas para que la planta reciba la cantidad justa de luz necesaria. También permite controlar que las bombillas MH/HPS no hayan perdido parte de su fuerza y estén siendo menos útiles en el cultivo.

Hay que tener en cuenta que la cantidad de luz perfecta para la marihuana va cambiando a lo largo del proceso de crecimiento y recolección. Por eso, conviene conocer cuál es el nivel de exposición que necesitan en cada momento y disponer de la solución adecuada. A esto se suma que con el luxómetro se puede comprobar en cualquier instante que se está cumpliendo con las demandas de la planta.

Como puedes ver, el uso del luxómetro es un imprescindible entre aquellos que quieren cuidar de la mejor manera sus plantas de cannabis. En el mercado existen diferentes tipos de modelos que se adaptan a los presupuestos y necesidades de cualquier cliente, así que solo tienes que encontrar el que se ajuste a tus necesidades.

Basta con adquirir uno de ellos y aplicarlo desde el primer día en las tareas de cuidado del cultivo para ver los resultados positivos que se obtienen gracias al luxómetro.